lunes, 10 de agosto de 2015

LUIS LANDERO. EL BALCÓN DE INVIERNO.




  En el noventa, cuando Círculo lanzó el éxito de ventas que fue Juegos de la Edad Tardía, lo compré y lo leí. Ese mismo año se llevó el premio de la Crítica y el Nacional de Literatura, para un autor primerizo. Trataba sobre la vida rutinaria y aburrida de dos personajes que se inventan otra personalidad, otros oficios y habilidades, otra realidad. Se me hizo algo pesado, así es que, como me pasa con otros autores, decidí no leer nada más de él. Pero años más tarde mi madre me regaló El Guitarrista, también de Landero. Algo debió ver en mi cara, que me preguntó si es que no me gustaba. Le dije que había leído un libro suyo que no me había gustado mucho. Sin embargo, El Guitarrista fue un descubrimiento. Hablaba de su época de aprendizaje de ese instrumento en el que yo también hacía mis avances. Hablaba también de su tío, del que tanto aprendió.
  Éste que me ocupa lo alabaron tanto en todas partes que tampoco me he atrevido a dejarlo pasar. En definitiva, El Balcón de Invierno es la narración de su infancia en un pueblo de Extremadura, en un entorno rural sin ningún contacto con los libros y de cómo se convierte por azares de la vida en escritor. Habla de su padre, un personaje perdedor y fanfarrón. Del amor de su madre, su abuela y sus tíos. Del traslado a un barrio de Madrid siendo apenas un adolescente. Cuántos de la quinta de los años sesenta podemos recordar cosas tan parecidas. Un libro entrañable, sentimental, a veces humorístico, y siempre magníficamente escrito.
Publicar un comentario