sábado, 10 de marzo de 2018

MARIA BELMONTE. PEREGRINOS DE LA BELLEZA.




  Este libro es un libro escrito para los amantes de los viajes y para los amantes de los libros. Es un placer deambular por los autores; los viajeros, escritores y amantes de la cultura grecolatina. Debo decir que lo que me decidió a comprarlo fue que uno de los “entrevistados” era mi admirado Patrick Leigh Fermor pero he descubierto verdaderas joyas para admirar toda la vida: Johan Wincklemann y su pasión por Roma, Wilhelm y su destreza con las primeras cámaras de fotos para retratar entre otros a cuerpos desnudos. Axel Munthe, el autor de un libro que ya busco con ahínco: “La historia de San Michel” sobre su vida de médico sueco en diferentes partes de Italia y la construcción de una villa en Capri aprovechando las ruinas de un palacio del emperador Tiberio. Y la parte griega no menos apasionante: Henry Miller, el ya mencionado  Leigh Fermor del que cuenta con detalle el secuestro del general alemán Kreiper. Kevin Andrews y Lawrence Durrel, el fabuloso escritor del Cuarteto de Alejandría.  
  De nuevo un libro seminal del que salen nuevos descubrimientos, nuevos libros interesantes para leer. De 1929 el libro de Munthe tuvo mucho éxito y se reeditó en numerosas ocasiones. Por suerte tenemos algunas ediciones en español. Es verdad que ya he ido a alguna gran librería sin que lo tuvieran así que no me quedará más remedio que pedirlo por internet. Las tiendas físicas están condenadas a la extinción.
  “La gente no compra libros; de hecho, ni siquiera vive, se limita a contener el aliento ante la inminente catástrofe”. Lawrence Durrel.
  Y el caminar: cómo de bien me he sentido al leer este párrafo de la autora recordando a Chatwin:  Absolutamente de acuerdo.
 “Chatwin tenía la teoría de que el cuerpo humano estaba diseñado para un día de marcha y que todos los males de la humanidad habían llegado con el sedentarismo. Creía que caminar no era algo simplemente terapéutico, sino una actividad poética que podía curar al mundo de sus males”.
  Todos estos autores fueron impulsados por gigantes tales como Goethe Byron etc. Ahora los lectores de esta magnífica divulgadora, nos sentimos de nuevo atraídos a esos parajes que tan magníficos se presentan en nuestra imaginación. Un libro de placentera lectura. Una maravilla inolvidable.
Publicar un comentario