viernes, 3 de febrero de 2017

03/02/2017





Y un punto sobre el penúltimo tema, las religiones.
  Hoy en el coche, haciendo zapping en la radio, he escuchado una emisora llamada Dynamis, el poder de Dios. Normalmente siempre paso de dial rápidamente pero hoy me ha llamado la atención la voz del locutor. Era parecida a la de David el gnomo. El sonido tenía un poco de eco y la entonación tenía esa modulación de los adultos cuando cuentan cuentos a los niños. Sin duda lo que pretende la emisora es “enganchar” a la gente en la llamada “palabra de Dios”. “Si sirve para los niños, servirá también para los adultos, digamos, simples”, dirán.  Depende de quién lo escuche, de quién lo crea y en qué grado, también a esto se le puede llamar “religión”.
  Muchas veces me maravilla la credulidad de la gente.
Publicar un comentario