lunes, 23 de febrero de 2015

EL PRIMER HOMBRE. ALBERT CAMUS.




 
  Acabo de terminar de leer El Primer Hombre, de Albert Camus. A veces ocurre que después de leer la última página de un libro uno se queda un poco huérfano y con el presentimiento que no va a encontrar nada tan emocionante ni tan cercano. Éste es uno de ellos. Camus tiene la habilidad de hacer permanecer las imágenes en la retina cerebral del lector para el resto de su vida, como un maestro de pintura impresionista. Nunca nadie que haya leído El Extranjero olvidará ese asesinato absurdo en la playa debajo de un sol implacable. Con éste nunca podré olvidar los juegos infantiles del pequeño Camus en las calles resecas o mojadas de Argel, con sus fuertes olores, sus obligadas siestas de verano junto a su abuela, la observación de su madre siempre con olor a lejía de sus manos, cómo ésta reacciona ante la nota en la que le informan que su marido ha muerto, una nota que no sabe leer; la importancia primordial  de su profesor Germain, la ausencia del padre muerto en la gran Guerra, “No, nunca conocería a su padre, que seguiría durmiendo allá, el rostro perdido para siempre en la ceniza. Había un misterio en ese hombre, un misterio que él siempre había querido penetrar. Pero al fin el único misterio era el de la pobreza, que hace de los hombres seres sin nombre y sin pasado, que los devuelve al inmenso tropel de los muertos anónimos que han construido el mundo, desapareciendo para siempre”, la pobreza no exenta de alegría, su talento con los estudios desde los primeros años, la descripción amorosa de la biblioteca que visita con frecuencia con sus amigos. Sin duda algunos seres humanos nacen para su suerte con una mochila cargada de facultades y habilidades. Resaltar la prodigiosa memoria cuando el joven sacerdote le obligaba a aprender las preguntas y respuestas del catecismo y cómo lo hacía a la vez que le parecía un absurdo y también para que advirtiera la profunda antipatía que le profesaba por haberle dado una bofetada por creer que unas burlas entre compañeros iba dirigida al cura. “… y durante toda su vida sólo la bondad y el amor lo hicieron llorar, nunca el mal o la persecución, que fortalecían, por el contrario, su alma y su decisión”. En fin, otro libro inolvidable. Párrafos que he señalado: Acaban de descubrir el cadáver de un centinela con el sexo cortado y metido en la garganta abierta: “Al alba, cuando subieron al campamento, Cormery dijo que los que habían hecho eso no eran hombres. Levesque, reflexionando, respondió que, a juicio de ellos, ése era el modo en que debían obrar los hombres, que ellos estaban en su tierra, y empleaban cualquier medio”. Por qué el Sr. Bernard era tan buen profesor: “Después venía la clase. Con el Sr. Bernard era siempre interesante por la sencilla razón de que él amaba apasionadamente su trabajo”. Las moscas entretenían a los niños pero “el método del señor Bernard, que consistía en no aflojar en materia de conducta y por el contrario en dar a su enseñanza un tono viviente y divertido, triunfaba incluso sobre las moscas”. Las primeras peleas con compañeros: “Y supo así que la guerra no es buena, porque vencer a un hombre es tan amargo como ser vencido por él”. Y las últimas hojas del libro dedicadas a las cartas que se intercambió con su profesor, después de que le otorgaran el premio Nobel. Qué emoción,  hacía tiempo que no me emocionaba tanto leyendo la historia de un hombre que desapareció trágicamente y para siempre un par de años antes de que viniera yo al mundo. Qué pena.

Publicar un comentario