martes, 1 de abril de 2014

MIS MEJORES PÁGINAS. JULIO CAMBA.



  La reciente publicación en la editorial Pepitas de Calabaza de esta selección de los mejores artículos del gran Camba ha hecho que rebusque en las caóticas baldas de mi biblioteca para encontrar mi edición del 69 y releerlo. Un libro que no sé como acabó en mi casa; sí sé que yo no lo compré.
  Si hubiera que coger con pinzas a este país para airearlo un poco, sacudirlo de polvo rancio y gastado, una pinza sería Pla y la otra Camba; escritores ingeniosos, mordaces, irónicos y socarrones para cada manera geográfica, cómicos.
  Una característica que he encontrado en ambos es que pueden escribir una frase absurda o exagerada, o las dos cosas a la vez, y quedar bien. Dice Camba: “las inglesas feas no tienen más que cuatro articulaciones: dos para mover las piernas y otras dos para mover los brazos”. Es una exageración pero nos podemos hacer una idea cabal. Dice Pla: “La sensualidad, en la juventud, es un asunto inhumano, insoluble, de un aspecto indescriptiblemente grotesco”. Es insostenible, pero queda bien y hace pensar.
 
  El índice de artículos se divide en varias secciones: la primera se refiere a su pueblo natal “no hay nada en los pueblos que me aflija tanto como las escuelas. Yo tengo de la escuela el recuerdo de un lugar de tortura adonde me enviaban mis padres para castigarme”, la segunda tiene que ver con sus estancias en Londres y a los ingleses ¡qué importante era la comida para este hombre!, la tercera a los franceses (todos los franceses tienen el bigote manchado de salsa), y así para alemanes “Yo recuerdo el caso de un amigo mío que quería batirse a todo trance diciéndome ´No tengo más remedio. Mi honor está manchado´ Y yo le miraba y me decía: Pero, ¿qué le importará una mancha en el honor a este hombre que tiene tantas en el traje?´”, suizos, yanquis, italianos, portugueses; el parón por la guerra, años después de vuelta en varios de estos países; España en el regreso: “-¿Por qué están tan enfadados estos hombres tan pequeños? –me preguntaba un extranjero que ha sido compañero mío de viaje”; gastronomía (esta frase que sigue la podría haber firmado Pla sin darse cuenta, cambiando la región): “Galicia es una tierra de sardinas y de políticos. Las sardinas nacen unas de otras, y los políticos también. Para ser un político gallego (o catalán añado yo), lo primero que se necesita es ser pariente de otro político gallego…”, la república, pequeños ensayos “Un idioma que estuviese obligado a ajustarse a la Gramática sería algo así como una Naturaleza que estuviese obligada a ajustarse a la Historia Natural” y últimos artículos “El adjetivo está de capa caída. Sí, señores”.
  Un librito que se lee como si uno se llevara a la mesa de una elegante cafetería un periódico inspirado y de prestigio, le sirvieran a continuación un buen desayuno y tuviera, para el completo deleite, toda la mañana por delante.

Publicar un comentario